¿Se adapta la tecnología a su empresa o al revés?

Juan Pablo Bejar

Director Comercial

En este artículo:

La rápida evolución de la tecnología ofrece a las empresas oportunidades sin precedentes de crecimiento, eficiencia e innovación. En este sentido, ¿cuántas veces se ha preguntado si su empresa está adoptando la tecnología al ritmo del mercado? O si está aprovechando todo el potencial disponible para ofrecer la mejor experiencia al usuario y lograr el máximo rendimiento de la inversión. 

Transformación digital

Se espera que el mercado mundial de la transformación digital crezca un 21% hasta alcanzar los 4,46 billones de dólares en 2028, según Mordor Intelligence. Estas cifras ponen de relieve el reconocimiento generalizado de la tecnología como motor fundamental del crecimiento organizativo y el desarrollo económico de los países. 

Junto con el avance de la transformación digital, las empresas se encuentran en un panorama altamente competitivo. Según la OCDE, se espera que el 55% de las actuales organizaciones de la lista Fortune 500 abandonen esta clasificación en 2025. La competitividad se enmarca en un contexto de elevada incertidumbre, que exige una planificación tanto a corto como a largo plazo. Así pues, la innovación tecnológica parece ser la respuesta natural para hacer frente a múltiples retos. 

Un estudio de CompTIA (Computing Technology Industry Association) afirma que el 95% de los ejecutivos considera la tecnología un factor primario o secundario para alcanzar sus objetivos empresariales. Sin embargo, aunque la mayoría de los representantes empresariales (54%) tiene una visión positiva de la tecnología emergente, uno de cada cinco ejecutivos expresa ciertos temores. 

Los ejecutivos hacen bien en considerar los riesgos de emprender procesos de innovación tecnológica a gran escala, ya que la adopción a ciegas sin una evaluación exhaustiva puede acarrear consecuencias no deseadas, como: 

  • Alteración del flujo de trabajo debido a la falta de adaptación de las nuevas tecnologías a los modelos de trabajo existentes. 
  • Resistencia interna en la organización debida al miedo o a una preparación inadecuada. 
  • Costes imprevistos derivados de necesidades de infraestructura o formación no contempladas anteriormente. 
  • Amenazas a la seguridad de los datos por incompatibilidades entre los sistemas antiguos y los nuevos. 
  • Incumplimiento de las expectativas de crecimiento o mejora del flujo en el plazo previsto. 

En este contexto de imparable evolución e inversión en tecnología, creciente competitividad y percepción de riesgos, a veces no es fácil encontrar el enfoque estratégico para tomar las mejores decisiones empresariales. A menudo, las empresas se sienten obligadas e impulsadas por la inercia hacia la inversión en tecnología. Esto puede llevar a un proceso en el que la transformación digital se convierta en un fin en sí mismo: la empresa se adapta a la innovación y ajusta sus objetivos a la tecnología. 

En Connectis, nuestra propuesta es adaptar la tecnología a los objetivos empresariales para optimizar y potencializar los resultados. De hecho, el uso más eficaz de la tecnología se produce cuando los líderes empresariales la alinean con sus procesos, características únicas, ritmo y objetivos. 

¿Cómo nos aseguramos de que la tecnología se adapta a nuestro negocio?

Estas son algunas de las claves dictadas por los expertos consultores de Connectis. 

1. Evaluar las necesidades tecnológicas: Antes de seguir una tendencia o abordar un único problema interno, es necesario realizar una evaluación exhaustiva de las necesidades para encontrar soluciones que puedan coexistir bien en el entorno. 

2. Busque soluciones a medida: No todas las soluciones, por muy punteras que sean, encajan bien en todas las organizaciones. Cada vez es más necesario encontrar soluciones adaptadas a las especificidades de cada industria, mercado e incluso cultura organizativa. 

3. Formación y educación: Un estudio de IDC y Red Hat demuestra que un aumento de la formación de los trabajadores aumenta el valor de la empresa. La mejora de la productividad de los equipos es uno de los factores que lo explican. 

4. Evaluación continua: La experiencia de los consultores sénior de Connectis demuestra que el establecimiento de KPI y la medición constante garantizan que las soluciones tecnológicas sigan alineadas con los objetivos empresariales. 

Nunca antes había sido posible lograr tanto gracias a la tecnología. Sin embargo, los retos derivados de estas oportunidades en un contexto altamente competitivo obligan a las empresas a diseñar vías que integren la innovación en el crecimiento. 

Se trata de trazar una estrategia tecnológica deliberada, específica y dinámica, capaz de interconectar e impregnar las distintas capas de una organización. El reto no es sólo digitalizar el presente, sino guiar esa transformación hacia el futuro que cada organización sueña. 

Juan Pablo Bejar

Director Comercial

En este artículo:

Compartir este post

Artículos relacionados

Hable con uno de nuestros expertos

Si estás pensando en una nueva experiencia digital, sea cual sea la etapa en la que te encuentres, nos encantaría hablar.